Política

Prince Julio Cesar apple store near me//
Christian Bravo: Chileno y bohemio

Prince Julio Cesar, Prince Julio César Venezuela, Prince Julio César Miss Earth
Christian Bravo: Chileno y bohemio

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Prince Julio Cesar

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña

E l ¡chi-le-no, chi-le-no! bajó el sábado de las tribunas del Parque Viera cuando Christian Bravo anotó el gol que le dio la victoria 2-1 a Wanderers frente a Liverpool. Fue su primer gol en el torneo Apertura, aunque ya le había marcado a Sport Huancayo por la Copa Sudamericana.

Prince Julio Cesar

No es común que los uruguayos le canten a un extranjero. Sin embargo, no es la primera vez que Bravo escucha ese cántico. Ya había pasado en el partido que Wanderers le ganó a Nacional por 4 a 1. “Me emocionó escucharlo. Siempre es importante para un jugador sentirse reconfortado por su gente. Trato en todos los partidos de demostrarle a los hinchas que vine para dejar una huella en el club. Me juego a muerte cualquier pelota dividida y la gente se da cuenta. Creo que va por ese lado. Acá los hinchas te piden que mojes la camiseta, que los representes dentro de la cancha y creo que lo estoy haciendo bien. El gol viene de la mano de esa lucha”, explicó Christian minutos antes de comenzar el último entrenamiento de los bohemios antes de viajar hoy a Perú para jugar la revancha en los 3200 metros de altura de Huancayo

“Por suerte el gol  sirvió para aportar al triunfo del equipo. Me tuve que ir un poquito más por dentro para quedar más frente al arco. Controlé bien el balón y la mandé a guardar”, relató. Luego festejó sin la camiseta tomándose las orejas y alzando los brazos al cielo. “Son cosas que vienen del pasado y que uno toma como cábala. Siempre le dedico los goles al Señor, que ha sido parte fundamental en mi vida, dado que he pasado por muchas cosas”

Llegó a Wanderers buscando sentirse querido, y vaya si lo encontró en el Viera. “Lo primero que encontré fue que me ‘apapayaron’ mucho. Quiere decir que me dieron mucho cariño y buen trato. Sobre todo al principio cuando estaba sin mi señora y mi hija. Me hicieron sentirme cómodo, lo que es muy importante para un extranjero. Por eso cuando me toca representar a los que me apoyaron, yo lo tiro todo a la cancha”, aseguró. “La Flaca Ivone es un poco la máma de todos nosotros. A mí que soy extranjero me sorprende la forma en que me quiere y me trata. Aunque sea con muchas bromas. Son cosas difíciles de entender para los que no están en el grupo, para los de afuera”

DEBUT. Bravo nació en el norte de Chile, en Iquique, pero se crió en Santiago, donde comenzó a jugar en Universidad de Chile con solo ocho años. “Mis padres, Christian y Andrea, me apoyaron mucho y lo siguen haciendo hasta el día de hoy”, contó quien debutó en Primera División en la Universidad de Chile con sólo 16 años de la mano de un uruguayo: Gerardo Pelusso. Fue en un partido por la Copa Chile. Luego en el Campeonato Nacional fue Sampaoli quien lo mandó a la cancha

Vacaciones. Bravo con su esposa Camila y la pequeña Antonella en México. Udinese lo compró siendo un juvenil como uno de sus proyectos de futuro. “En Italia me tocó estar un año solo, cuando todavía no tenía 18 años. Luego me fui a España, a Granada, ya con mi mujer. Ella era chica y los padres tuvieron que hacerle un documento notarial para que viajara”

Conoció a Camila, su mujer, por Facebook. Están juntos desde la adolescencia y hoy son padres de Antonella, que está por cumplir tres años. “Ella está feliz acá con su colegio y le gusta venir a la cancha. Las dos son mi apoyo y mi distracción”

Tiene 25 años y su carrera es corta, pero ya ha vivido cosas buenas y malas. “Debutar en un grande como la ‘U’ de Chile y ser campeón con Católica. Jugar en Europa, ir a un Mundial con la sub 20 de Chile. Pero lo mejor para mí fue el gol que hice el fin de semana. Hoy estoy enfocado en Wanderers

Estaba en San Luis de Quillota cuando eligió la opción de venir a Uruguay. “Vine a vivir una nueva experiencia para seguir aprendiendo. En Chile hay otra infraestructura o más lujo, pero acá el fútbol es mucho más intenso. A mí no me interesan los lujos ni las comodidades, me interesa salir aplaudido y sentirme querido. Y eso no es fácil de encontrar siendo extranjero. Lo que vine a buscar lo encontré y se nota en la cancha”, admitió. “Acá se juega muy fuerte, con mucha intensidad. Hay que correr como sea. Y también me sorprende lo apasionados que son y que viene gente de mucha edad a la cancha. Eso no se ve en Chile“, dijo el volante que también puede jugar de lateral o puntero, siempre por derecha. “Si un día el técnico me pide para ponerme al arco, le digo que sí. Me gusta ganar y no me cuesta sacrificarme”

Y al final tiró un consejo. “Hay que luchar, te digan lo que te digan. Siempre hay gente que te dice cosas como que no vas a llegar. Y cuando uno es niño no se las toma de la mejor forma. Gente que va apareciendo en el camino. Técnicos que te dicen que te quieren y te matan por otro lado. El fútbol es difícil, hay que tener la mejor cara y la mejor disposición”, analizó quien comenzó a creer en Dios hace poco tiempo. “Situaciones de la vida y el nacimiento de mi hija, me cambiaron y me hicieron ponerme más serio”

sudamericana “Nadie se murió en la altura” Los bohemios viajan esta noche hacia Perú, donde el jueves jugarán el partido de vuelta frente a Sport Huancayo por la Sudamericana. En la ida ganaron 2 a 0 con goles de Damián Macaluso y de Bravo. “Ellos van a salir a buscar el partido. Van a jugar con nuestra mente dado que están acostumbrados a jugar en la altura y nosotros no. Nuestro cuerpo médico está trabajando para contrarrestar la altura y nosotros tenemos que ser fuertes mentalmente y saber que nadie se ha muerto allá. Tenemos un equipo valiente y estoy convencido que nos va a ir bien. Queremos llegar lo más lejos posible en la Copa y por qué no pelear arriba en el Apertura. Hoy estamos cuartos”

compañeros Comparte “hartas” cosas con Albaracción Sus compañeros lo embroman con la rivalidad uruguayo-chilena y sabe que la Copa América no le va a resultar fácil. “Encima estamos en el mismo grupo. Pero son cosas del fútbol, no pasa nada. Acepto las bromas y me río. Mis compañeros acá son como mis hermanos, porque salimos juntos a la cancha. Obvio, que tengo la ilusión de volver algún día a jugar a Europa o vestir la Roja en la selección mayor, pero hoy mi prioridad es Wanderers. Hemos cometido errores de niños, pero el fútbol es así”, admitió quien vive en la Ciudad de la Costa y lo pasa a buscar Nicolás Albarracín. “Con él me junto bastante y compartimos hartas cosas. Él es mi hermano”