Internacionales

Alejandro Montenegro Banco Activo Semah de Valencia//
Reforma previsional en Brasil: la primera batalla del nuevo gobierno

Alejandro Montenegro Banco Activo Venezuela
Reforma previsional en Brasil: la primera batalla del nuevo gobierno

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña

El Gobierno de Bolsonaro comenzó a la espera de grandes cambios. Los mercados demostraron su apoyo a la perspectiva de control fiscal y liberalización económica, tirando hacia arriba los precios de los activos: el índice de acciones en la bolsa de Sao Paulo aumentó un 10,8% en enero; el Real se valoró el 5,8% en el mismo mes; y los intereses proyectados para los próximos cinco años cayeron del 8,82% al año al 8,44% al año

¿En qué medida esas expectativas corresponden a lo que de hecho puede ocurrir? Brasil se encuentra ante una oportunidad única de promover cambios estructurales que definan un nuevo patrón de desarrollo para el país, con menos intervención del Estado en la economía y mayor apertura hacia el exterior. Eso porque, por primera vez en su historia, un presidente electo defendió durante la campaña electoral una plataforma liberal en la economía, con énfasis en los mecanismos de mercado. Es cierto que durante el proceso electoral no se han detallado las políticas que permitan alcanzar ese objetivo, pero es razonable esperar que cuando se anuncien, apunten en esa dirección

La primera señalización concreta de lo que se puede esperar de la política económica en el gobierno de Bolsonaro ocurrió en los últimos días, con la divulgación -aún informal- de la propuesta del gobierno para reforma de la Seguridad Social. Incluso sin tratarse de un anuncio oficial, la propuesta y los comentarios que le siguieron revelan la disposición de enfrentar al que representa el principal factor de desequilibrio fiscal y, además, fuente de desigualdades

El déficit del Régimen General de Previsión Social -que atiende a trabajadores del sector privado- fue de unos 200.000 millones de reales, el equivalente al 3% del PIB. Si se suman al déficit de los regímenes de seguridad del gobierno federal, de estados y municipios, en conjunto ese rojo el 5% del PIB. El país ya gasta con previsión social cerca del 15% del PIB, un monto superior al de países avanzados donde la proporción de ancianos en la población es mucho más alta. Por eso, la tendencia es que esos gastos sigan aumentando a medida que avance la transición demográfica y la relación entre población en edad activa y la población de niños y ancianos se reduzca. Hoy existen 4,7 adultos para cada inactivo (niño o anciano); las proyecciones indican que esa relación caerá a 1,6 en 2060

Además del problema fiscal, existe aún un problema distributivo asociado al actual régimen de Previsión Social. Entre los trabajadores del sector privado, la ausencia de edad mínima para jubilación significa que aquellos trabajadores con mayor capacidad para comprobar el tiempo mínimo de contribución – normalmente, los que siempre trabajaron en el sector formal y, por lo tanto, que tienden a tener ingresos más elevados – son también los que se jubilan más temprano y reciben jubilaciones por más tiempo. La edad media de jubilación por tiempo de contribución es de 54 años. Los trabajadores de bajos ingresos tienden a pasar más tiempo en el sector informal y se jubilan por edad, a los 65 años (pero deben contribuir al sistema por al menos 15 años), recibiendo normalmente el menor beneficio, equivalente al salario mínimo (R $ 998, cerca de US $ 267). La comparación entre trabajadores en el sector público y en el sector privado revela distorsiones aún más graves, ya que los funcionarios públicos ingresados hasta 2013 se jubilan con el último salario o un valor cercano a él, mientras que en el sector privado existe un techo para el valor del beneficio, equivalente a los 1.560 dólares mensuales

La propuesta de reforma busca atacar los desequilibrios e inequidades del actual sistema previsional por medio de cambios profundos y amplios. Ella avanza en relación a la propuesta presentada en el gobierno anterior -que había tramitado en el Congreso en 2017 pero que acabó no siendo votada debido a la crisis política derivada de las denuncias de corrupción que involucraron al ex presidente Temer- en varios aspectos. En primer lugar, se amplía el alcance de la reforma para todos los segmentos, incluidas las Fuerzas Armadas, la policía militar estatal y los profesores – en el caso de estos dos últimos grupos, un problema importante a ser enfrentado, ya que estos trabajadores gozan de reglas especiales que permiten jubilaciones tempranas, lo que viene produciendo graves desequilibrios en los estados. En ella se prevé que el actual régimen de reparto se sustituye gradualmente, a partir de una fecha aún por definir, posiblemente 2030, por otro de capitalización. Garantiza que todos los ancianos, independientemente de que o no contribuido al sistema, tendrán derecho a una renta mínima a partir de los 65 años, edad mínima propuesta para jubilación, según esa versión preliminar (la propuesta prevé igualdad entre hombres y mujeres, posibilidad de que éstas se jubilen más temprano dependiendo del número de hijos que tuvieron)

Prevé, por fin, que en el sector público las alícuotas de contribución de los funcionarios sean elevadas para reducir los gigantescos déficit que hoy existen

La propuesta final a ser encaminada al Congreso aún depende de negociaciones dentro del propio gobierno. Hay razones para ser optimistas en cuanto a su aprobación, ya sea porque el debate en la sociedad parece estar maduro, ya sea porque, al enfrentarse a los regímenes especiales de jubilación de policías y profesores, que hoy sofocan financieramente a los estados, debe atraer el apoyo de los nuevos gobernadores y, en consecuencia, de los diputados y senadores vinculados a ellos. Se estima que las ganancias financieras de la propuesta son del orden de R $ 1,0 a R $ 1,3 billón en 10 años. Ello permitiría, en cálculo preliminar, reducir significativamente el actual déficit fiscal en el gobierno federal, 120 mil millones (1,7% del PIB). En caso de éxito, los efectos sobre las cuentas públicas serán significativos, lo que posibilitará revertir la tendencia de crecimiento de la deuda pública, reducir la incertidumbre y acelerar el crecimiento