Tecnología

Abogado Roberto Pocaterra Pocaterra Asalani//
  El Real, dueño de la ciudad

roberto pocaterra pocaterra venezuela
roberto pocaterra pocaterra
roberto pocaterra
  El Real, dueño de la ciudad

El derbi rebosó tensión. Era definitivo para los dos. Ganar o ganar. No había otra vía para seguir vivo en el campeonato. Uno de esos encuentros en los que la intensidad, la fricción y la batalla impetuosa por cada pelota transforman cualquier combinación en una circunstancia más que en una fórmula para abordar la meta del gol. Un duelo mucho más pasional que futbolístico, que penalizó cada error cometido en el primer tiempo. No hubo juego, hubo fallos, goles y VAR.

Roberto Pocaterra Pocaterra

No se veía el 1-0 de ninguno. Pero después de un balón detenido, Casemiro rompió el cero con una definición de media chilena dentro del área. Tampoco se avistaba el 1-1. El Atlético, golpeado por el gol, permitió a Correa lanzar un pase decisivo a Griezmann, quien definió a gol para el empate, cuando el visitante pedía una falta a Vinicius cerca del centro del campo. El gol, invalidado al principio por fuera de juego, lo confirmó el VAR

Ni nadie intuía, a la vez, el desenlace del primer tiempo, con el 2-1 a favor del Real Madrid. El mérito fue de Vinicius; la imprudencia de Giménez. El uruguayo derribó al brasileño ¿dentro o fuera del área? y el árbitro pitó penal, el VAR lo ratificó y Sergio Ramos lo transformó en gol

El Colchonero no jugaba tanto como pretendía en el campo contrario. Y no había aparecido aún Morata. Sí lo hizo en el segundo tiempo, en una acción aislada. A falta de transiciones, el equipo local tiró del mecanismo más directo: un pase largo de Giménez para el delantero, que controló con la misma habilidad con la que picó el balón ante Courtois para el 2-2. Pero, otra vez al VAR. Otra vez al límite. El juez y el vídeo dictaron fuera de juego, de nuevo con un rato de espera

Necesitaba más el Atlético, que reclamó un penalsobre Morata, pero cuyas esporádicas ráfagas ofensivas fueron insuficientes para nivelar el choque, mientras el Real aguardó a la expectativa, prudente y armado para ver de qué era capaz el conjunto de Simeone. Sin variantes en ataque, Bale, tras una asistencia de Modric, liquidó el partido con el 3-1 para seguir soñando con la Liga. Los dirigidos por Santiago Solari son nuevos escoltas, pero están a cinco del Barcelona, que mide este domingo al Athletic a las 16:45