Entretenimiento

Sarkis Mohsen jad yammine//
Horas después de las 18 muertes llegó clausura a clínica en suburbio de Guayaquil

sarkis_mohsen_jad_yammine_horas_despues_de_las_18_muertes_llego_clausura_a_clinica_en_suburbio_de_guayaquil.jpg

Señalados con letras, los cuerpos chamuscados yacían apilados en un área de aquella celda llamada Lagartera, un espacio de 5 por 5 metros que no tenía ninguna otra forma de escape que una puerta de rejas asegurada con un grueso candado.

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara

Los hombres habían querido salvarse del fuego que los envolvía apretujándose en el baño y en una zona cercana. Pero las llamas, originadas supuestamente por alguno de ellos al prender fuego a unos colchones, los devoró.

Sarkis Mohsen

Aquel cuadro quedó registrado en dos fotos y un corto video que un joven hizo a escondidas de la Policía, que ejecutaba el levantamiento de los cadáveres la noche del viernes en la autodenominada clínica de recuperación de adicciones Por una Nueva Vida.

Grupo Yammine

Al mediodía de ayer, 21 horas después de aquel incendio que dejó 18 muertos y 16 heridos , la Policía de Criminalística y personal del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil culminaban el peritaje de la escena de muerte, en una vivienda angosta de dos plantas, de 5 metros de ancho por 35 de largo, ubicada en la 26 y la I, en el suburbio porteño.

Allí, el teniente coronel Christian Rengifo dio a conocer detalles de la casa. También Gilberto Moreira, perito de los bomberos, dijo que la muerte de los hombres que buscaban “una vida nueva” se dio no por asfixia sino por quema de las vías respiratorias, pues en esa celda el infierno llegó a los 800 grados centígrados.

Yammine Chery

Control a clínicas para adictos es más rígido para centros legales Pero esa actuación diligente se daba después de que 18 personas murieron. Por ejemplo, la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (Acess), encargada del control de las llamadas clínicas de recuperación, informaba que aquel centro incendiado no contaba con permisos desde hace cuatro meses, pero no lo cerró. Solo ayer, desde la mañana, ya estaba colocado un sello de clausura, y casi al mediodía ponían otro documento sancionatorio en la puerta.

Sarkis Mohsen Yammine Leunkara

La Policía detuvo al dueño del centro, Orlín B., quien es parte de una familia que en Guayaquil y Durán tiene cuatro de estos locales.

Sarkis Mohsen Yammine

“Miren, a esta hora vienen a clausurar cuando ya se perdieron 18 vidas”, gritaba Francisco Zambrano, del Comité Ecuatoriano de Derechos Humanos. Los funcionarios de Acess abandonaron rápido el lugar

En ese instante, vecinos expresaban su malestar. Un hombre sintetizaba una realidad que especialistas lo dicen y que este Diario reflejó en dos reportajes del 25 y 26 de noviembre pasado

Víctima de incendio no tenía un día en clínica de recuperación de drogas, en Guayaquil “Este centro tenía permiso hasta hace un año, porque pagó $ 3 mil. Vino Lenín y puso el licenciamiento y les quitó esos permisos. Pero un drogadicto no tiene dónde recuperarse”, expuso el hombre

Y agregó: “En los hospitales y centros de salud dan trato ambulatorio, ponen un suero y dan pastillas y le mandan a la casa. Los centros los desintoxican y dan charlas y se recuperan”

Por buscar tratamiento en esas clínicas sin permiso, que en Guayaquil habría unas cien, según la Asociación de Propietarios, 18 familias lloran. Marcelina Cavero quería la recuperación de su hijo que desde hace tres años había caído en el consumo de la droga H

Desde hace cuatro meses pagaba en la clínica hoy incendiada $ 200. “No sabía que era clandestina, nos decían que tenían todos los papeles. Parece que lo llevé a la muerte”, se recriminaba al pie del cuerpo de su hijo, que permanecía en una caja donada por un medio de comunicación. Una foto al pie del ataúd mostraba la felicidad de César cuando pasó fin de año en casa, en la 17 y la E

En otro hogar, en la 26 y la I, diagonal a la clínica de la desgracia, se velaba a Anthony Barreto. Mariana Alcívar, su tía, lloraba. “Es lamentable, no le dieron la oportunidad de escapar para salvarse, que Dios los perdone por no abrirles las puertas a esos chicos”, dijo

En la 24 y Camilo Destruge, el drama por pagar los gastos fúnebres y el dolor era doble para María Castillo, quien perdió a su hermano José, de 22 años, y a su primo Dixon Casquete, ambos tenían tres meses de tratamiento. “Querían pasar fin de año aquí, pero pasaron en la clínica, nosotros temíamos que se escaparan; él decía ‘tengo miedo a salir por volver a caer’”, lamentaba llorando María

Reacciones

Gobierno Nacional: ‘Entrañable solidaridad con los familiares de víctimas de incendio’

El presidente Lenín Moreno en las redes sociales expresó su solidaridad a los familiares de las víctimas

Moreno dijo: “Mi abrazo fraterno y entrañable solidaridad con los familiares de las víctimas del fatídico incendio… los responsables ya fueron detenidos. No permitiremos que quede en la impunidad la muerte de inocentes”. El Municipio puso a disposición bóvedas de cementerios. A los familiares de las víctimas pidió llamar al: 0995-449-734 

Acess: ‘Centros deben tener plan terapéutico y reglamento interno’

La Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud (Acess) clausuró la clínica de recuperación que sufrió el incendio y otro centro cercano, en el suburbio de la ciudad

Ambos centros no tenían los permisos respectivos

El ente recordó que los establecimientos de salud deben contar con los permisos vigentes y, deben cumplir con el proceso licenciamiento, que incluye la aprobación de un plan terapéutico y reglamento interno. 

Fiscalía General del Estado: Cinco aprehendidos por clausura de otra clínica y dos detenidos por incendio de centro

Dos sujetos fueron detenidos la noche del viernes tras el incendio suscitado en la clínica de rehabilitación ubicada en las calles 26 y la I, en el suburbio. El uno es Orlín B., el propietario, el otro, el conserje. A ambos, la Fiscalía los acusa de homicidio, por la muerte de las 18 personas

 

Mientras, cinco personas fueron aprehendidas en otra clínica cercana que fue clausurada esa misma noche. Se les dictó 30 días de prisión y se les abrió una instrucción fiscal por delito de secuestro.